Palabras derramadas





Palabras derramada

 

La sed de la mañana se me clava en la garganta

cuando los ojos palpan las paredes

tratando de orientarse.

Huele a retazos de algún sueño. Sin embargo

las calles siguen fuera

con cuerpos desnudos debajo de las ropas.

Hay un motín de voces

acechando en las esquinas donde el violador

esconde su esqueleto.

RELOJ
 
Publicidad
 
Paginas amigas
 
www.cuadernosdelaberinto.com
 
Hoy habia 1 visitantes (2 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=